martes, 28 de octubre de 2014

CUAUHTEMOC BLANCO

Cuauhtémoc Blanco Bravo (nacido el 17 de Enero de 1973, en la Ciudad de México, México) es un futbolista mexicano. Juega de delantero y su actual equipo es el Puebla Fútbol Club de la Liga Bancomer MX. Máximo goleador en activo de la Primera División de México con 144 goles y segundo goleador histórico del Club América y de la Selección de fútbol de México. Nació en el barrio de Tlatilco de la Ciudad de México, (posteriormente se trasladó a Tepito) el 17 de enero de 1973. Debutó con el América el 5 de diciembre de 1992, en un duelo correspondiente a la 18va jornada de la temporada 1992-93 frente a León. Dicho partido fue celebrado en el estadio Nou Camp; y Blanco ingresó en el minuto 62 por Raúl Rodrigo Lara. El técnico que lo hizo debutar fue Miguel Ángel López. Durante sus primeras dos temporadas como profesional disputó únicamente 16 encuentros, sólo uno de ellos de forma completa y sin jugar más de 700 minutos en total (una situación normal para un centrodelantero joven y mexicano en un club que en ese momento contaba con delanteros como Hugo Sánchez, Zaguinho y Gérman Martellotto, entre otros). Dicha situación comenzó a cambiar con la llegada de Leo Beenhakker al banquillo americanista en la temporada 1994-95. Fue el holandés el que, poco a poco, fue otorgándole confianza al jugador, variando su posición entre centro delantero o extremo.
 También lo orientó para que se comportara mejor y abogó por él ante la directiva para un aumento de sueldo. Bajo su dirección técnica marcó sus primeros seis goles en la máxima categoría. El primero de ellos lo convirtió el 16 de septiembre de 1994 ante Tecos de la UAG en un partido por la 3ª jornada, disputado en el Estadio Tres de Marzo. A partir de allí comenzó a tener más regularidad. Sin embargo, al final del verano de 1997 el director técnico Jorge Solari prescindió de su participación y fue enviado en calidad de préstamo a Necaxa por un año. Blanco permaneció en esta institución durante los dos torneos cortos que comprendieron el ciclo 1997-98, siendo parte importante del subcampeonato alcanzado por el cuadro rojiblanco que perdió la final ante Deportivo Toluca en el Verano de 1998. Fue en este torneo, en el que de forma simultánea a lo que ocurría en la Selección Nacional, comenzó a ser alineado como volante de creación. Su desempeño en este equipo le permitió regresar al conjunto de Coapa. Ubicado nuevamente como centro delantero por Carlos Reinoso, vivió su mejor etapa como goleador. Obtuvo el "Campeonato de goleo individual" con 16 anotaciones en el mismo número de juegos en los que participó durante el Invierno 1998, lideró la ofensiva americanista como mejor anotador en 4 torneos consecutivos y comenzó a convertirse en referente del equipo por situaciones dentro y fuera de la cancha. En la Copa Libertadores 2000 tuvo una de sus más destacas actuaciones a nivel internacional al concretar 9 goles en 12 partidos,
 incluyendo dos históricos tripletes. El primero de ellos el 12 de abril de 2000 en la mayor goleada mexicana de la historia en el torneo sudamericano, cuando América venció 8-2 a Olimpia. El segundo triplete estuvo precedido de una serie de amenazas de muerte producidas por miembros de las barras del club colombiano América de Cali. América había derrotado a la escuadra colombiana 2-1 en el juego de ida de los octavos de final, con gol de último minuto de Blanco en el Estadio Azteca, lo que provocó los mensajes de animadversión contra el mexicano, advirtiéndole del peligro que corría de presentarse en suelo visitante. En el juego de vuelta el 9 de mayo, Blanco marcó los tres goles de la victoria 3-2 del equipo mexicano, lo que le valió los aplausos de los aficionados rivales. Su actuación en Copa Libertadores fue factor determinante para su contratación por parte del Real Valladolid, en calidad de préstamo para la temporada 2000-01. Su primer temporada se vio afectada por los 8 meses que estuvo inactivo por una lesión provocada por el jugador trinitario Ancil Elcock, el 8 de octubre de 2000 en juego de la Segunda fase de la eliminatoria para la Copa del Mundo 2002. Su primer gol llegó después de su recuperación en la temporada 2001-02, el 29 de septiembre del 2001 ante el Real Madrid en el Estadio Santiago Bernabéu. Dicho gol fue anotado a través de un tiro libre que significó el empate. Luego será recordado porque les hizo perder a los jugadores de su propio equipo una quiniela de 4 millones de pesetas en la que habían apostado contra sí mismos. A pesar de un desempeño aceptable y la confianza del técnico en turno, su compra definitiva no se concretó por lo cual tuvo que regresar a México. Su regreso al América para el torneo Apertura 2002 se produce en un momento en que el futbolista se encuentra consolidado e identificado con la etiqueta de figura para su club. Aquél primer torneo se convierte en líder pasador y goleador del equipo que consiguió el liderato general de la competencia. Actuación
 que contrastó con su desempeño al siguiente torneo en el que no consiguió ningún tanto. Con el regreso al Conjunto de Coapa del entrenador Leo Beenhakker en el Apertura 2003, Blanco recuperó su mejor nivel y formó una destacada dupla con el chileno Reinaldo Navia. Su mejoría se extendió a la disputa de la Copa Libertadores 2004, donde nuevamente sobresalió como pasador y anotador de 4 goles. Dicha participación fue eclipsada al verse involucrado en una pelea campal con jugadores del Sao Caetano, luego de la eliminación del equipo mexicano en el partido de vuelta de los octavos de final que terminó con empate a uno (previa derrota 2-1 en la ida) acontecido el 11 de mayo en el Estadio Azteca. Las consecuencias para el jugador fue una suspensión de un año de toda competencia avalada por CONMEBOL y su consecuente salida del club para jugar en Veracruz. Durante su participación con el equipo veracruzano en el torneo Apertura 2004, fue parte fundamental de la histórica actuación de su equipo, que alcanzó el primer lugar de la competencia (algo que no conseguía desde la 1949-50), luego de una racha de ocho victorias consecutivas, y encabezando una muy destacada ofensiva integrada por Walter Jiménez, Kléber Pereira, Christian Giménez, entre otros. Regreso en el Clausura 2005 al América de la mano de Mario Carrillo, para consagrarse por primera vez como Campeón de liga, lo hizo luego de una actuación histórica de su equipo (el monarca menos vencido) y una muy destacada de su parte como capitán, anotando dos goles en la final frente a Tecos de la UAG, uno de penal en el juego de ida y uno en el de vuelta el 29 de mayo en el Estadio Azteca.
 Posteriormente y luego de una baja importante de juego, conformaría una nueva dupla en la ofensiva, esta vez con Salvador Cabañas, destacando ambos en el subcampeonato del Clausura 2007 y la actuación en Copa Libertadores 2007. Durante la final marco sus últimos dos goles como jugador del América, el 24 de mayo en el Azteca, y el día 27 durante el juego de vuelta en el Estadio Hidalgo. El 1 de abril de 2007, Blanco fichó por el Chicago Fire de la MLS de Estados Unidos, equipo al que se integro hasta el final del torneo mexicano. Ganó el título de mejor gol en su primera temporada, que resultó exitosa un poco más en lo comercial, pues su presencia atrajo para su equipo un sector hispano de aficionados. Fue nominado a Jugador Más Valioso de la MLS junto con el brasileño Luciano Emilio y el colombiano Juan Pablo Ángel también en esta campaña. Formó parte del plantel que disputó el MLS All-Star 2008 que se llevó a cabo el 24 de julio de 2008 ante el cuadro inglés del West Ham United, el cual terminó 3-2 a favor del equipo estadounidense, en el cual Blanco mete un gol con buena técnica individual y da otro pase para gol, además de ser elegido el Jugador Más Valioso del Partido. El 1 de febrero de 1995 debutó con el Tricolor, en un partido amistoso ante Uruguay en San Diego, Estados Unidos, el partido lo disputó como titular y completo, el entrenador era Miguel Mejía Barón. Seria su única experiencia con la selección absoluta ese año. Sin embargo integró la selección sub-23 que disputó y ganó la medalla de oro en el Torneo de
 Fútbol de los Juegos Panamericanos de Mar del Plata; campeonato donde marcó 3 goles. Integrando este representativo sub-23, ganó el Preolímpico de Concacaf disputado en Canadá, anotando 5 goles en su participación. Estuvo presente en el Torneo Olímpico de Atlanta 1996, sin marcar goles, pero actuando en los cuatro encuentros. Para entonces ya había regresado a la selección absoluta, cuando un equipo juvenil compitió y ganó el título en la Copa de Oro de la Concacaf 1996, que se disputó en febrero. El 21 de febrero en el Memorial Coliseum de Los Ángeles, Blanco anotó el segundo gol del triunfo 2-0 ante Brasil. En 1997 integro los representativos mexicanos que acudieron a la Copa América de Bolivia 1997 y a la Copa Confederaciones en Arabia Saudita. En el primero marco el gol del empate 1-1 con Ecuador, y en la segunda dos de los goles en la victoria 5-0 contra el conjunto local y uno en la derrota 2-3 con Brasil. En este último ya con la dirección técnica de Manuel Lapuente quien comenzó a habilitarlo (tal como ocurria en Necaxa) como medio creativo. Inició 1998 jugando la Copa Oro, donde integró una dupla ofensiva al lado de Luis Hernández, para obtener el título del área. Jugó su primera Copa del Mundo en Francia 1998, donde tendría una destacada actuación no solo como orquestador en los cuatro partidos que disputó, sino anotando un gol de buen remate en el empate 2-2 con Bélgica el 20 de junio, en el Parc Lescure de Bordeaux. Como anécdota, durante su primer encuentro contra Corea del Sur utilizó un peculiar recurso o finta, que consistió en saltar por encima de la marca de dos jugadores, reteniendo el balón, por una fracción mínima de tiempo, con su pies, denominándose posteriormente como Cuauhteminha. Durante 1999 se presentó su consolidación como jugador del Tricolor, siendo parte fundamental del equipo que obtuvo el tercer lugar de la Copa América de Paraguay 1999 (donde marco 2 goles en el triunfo 3-1 sobre Venezuela) y el campeonato de la Copa FIFA Confederaciones 1999 que se disputo en territorio mexicano. Es ahí donde concreta su mejor actuación como seleccionado al marcar 4 anotaciones en la victoria 5-1 sobre Arabia Saudita el 25 de julio en el Estadio Azteca, el gol de oro en el triunfo 1-0 de la semifinal con Estados Unidos, y el cuarto, y definitivo tanto, del histórico triunfo 4-3 sobre Brasil en la gran final disputada el 4 de agosto. El 8 de octubre de 2000 en duelo de la Segunda fase eliminatoria para la Copa del Mundo 2002 ante Trinidad y Tobago, recibió una falta dentro del área por parte de Ancil Elcok, lo que le originó una grave lesión que lo alejo 8 meses de las canchas, a pesar de ello lanzó y anotó el penal que significó su segundo gol del juego, el cual finalizó 7-0. La lesión ocasionó que Blanco se perdiera la disputa de la primera vuelta del Hexagonal final de CONCACAF, la Copa Confederaciones Corea-Japón 2001 y la Copa América Colombia 2001. Su regreso se presentó el 2 de septiembre de 2001, anotando los dos goles de su equipo en la victoria 2-1 como visitante sobre Jamaica, en la segunda vuelta del hexagonal final, donde junto con el entrenador Javier Aguirre, llegó en un momento definitivo de la clasificación, amenazada por los malos resultados de la primer tanda de juegos. Anotaría tres goles más en el resto de la eliminatoria, incluidos dos en el duelo definitivo frente a Honduras donde se logró la clasificación. En su segunda Copa del Mundo Corea-Japón 2002
 disputaría nuevamente los cuatro partidos y anotaría un tanto de penalti en la victoria 1-0 sobre Croacia el 3 de junio en el Estadio del Gran Cisne de Niigata. La llegada de Ricardo Lavolpe como entrenador, significó un paulatino alejamiento e inactividad con la selección para el jugador. En los tres años que duro la etapa del argentino, solo participó en 9 partidos, todos como titular, solo tres de ellos completos y no marcó ningún gol.8 Su relación con el entrenador nacional había pasado por una serie de polémicas que iniciaron en 1996 cuando Lavolpe dirigio a América, suscitándose varios desencuentros por aparentes malos tratos del entrenador hacia los jugadores jóvenes. Aunado a un polémico festejo de Blanco, frente a Lavolpe, luego de un gol en la victoria 3-1 de América sobre Atlas en el Azteca durante el Invierno 1998.9 Dichos conflictos, sumados a distintas razones que se presentaron en el transcurso de la denominada Era Lavolpe ocasionaron que no participara en la Copa Oro 2003 (donde se dijo no había sido llamado por ser un torneo para probar jugadores), la Copa América Perú 2004 (suspendido un año de competencias de la CONMEBOL), la Copa Confederaciones Alemania 2005, la Copa Oro 2005 y una gran parte de la eliminatoria mundialista. Finalmente en un suceso que levantó controversia en su momento, fue excluido de la lista definitiva que competiría en la Copa del Mundo Alemania 2006. Regreso a selección nacional, ya con Hugo Sánchez como director técnico, participando en la Copa Oro 2007 (donde marcó un gol en la derrota 1-2 frente a Honduras) y en la Copa América Venezuela 2007 (anotó dos goles, uno frente a Paraguay y otro contra Uruguay). Formaría parte de las primeras fases de la eliminatoria mundialista en 2008, pero conflictos con el director técnico Sven-Göran Eriksson lo alejaron nuevamente de la selección. Nuevamente de la mano de Javier Aguirre, fue parte fundamental de la consecución del pase dentro del Hexagonal final de la CONCACAF, que de nueva cuenta se encontraba amenazado por malos resultados en la primera vuelta; marcando tres goles en dicha fase. Con esto disputaría su tercera Copa del Mundo en Sudáfrica 2010; jugó tres de los cuatro encuentros, y marcó un gol, transformando un penalti ante Francia el 17 de junio en el Estadio Peter Mokaba. Su despedida con la selección nacional aconteció en el partido amistoso México vs Israel la noche del 28 de mayo de 2014 en el Estadio Azteca, en el que jugó la mayor parte del primer tiempo; fue aclamado por la afición al salir de la cancha y de la misma manera recibió un homenaje en el medio tiempo del partido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada